Piercing Bridge

El piercing bridge también conocido como Earl se coloca en el puente de la nariz, es una perforación corporal muy atrevida, se ha hecho popular sobre todo entre quienes gustan de la moda punk. No es complicado de hacer pero requiere de cuidados y técnica para lucir perfecta.







El nombre Earl o Erl se le atribuye porque la primera persona en colocar una argolla a la altura de los ojos se llamaba Erl Van Aken conocido como el “pionero de las modificaciones corporales”, la argolla bridge puede ser usada tanto por hombres como por mujeres y hoy existen una gran variedad de modelos.

Piercing Bridge

Son muy populares las barras rectas en el puente de la nariz, pero como los gustos varían de un estilo a otro también se pueden aplicar los piercing con diseños curvados, superficies o aros. Se recomienda colocar los elaborados en acero quirúrgico aunque en el mercado actualmente también se elaboran en plata, oro, niquel, plástico y titanio.

Cómo se hace el piercing del puente

El procedimiento es bastante sencillo, sin embargo siempre debe acudirse a verdaderos profesionales, de lo contrario nos arriesgamos a complicaciones o a que la joya no quede perfectamente colocada. Por la zona del cuerpo donde se luce, cuando no hay precisión o se hace un mal procedimiento, esto puede notarse a simple vista.

Pasos por el perforador para hacer un piercing del puente

  1. Lo más importante antes de abrir la herida es tener limpia la zona, para ello se usa habón neutro y agua. También puede enjuagarse la nariz con solución fisiológica.
  2. El experto en arte corporal usará un rotulador especial para hacer las marcas por donde se insertará la aguja. Este paso es de gran importancia porque de esta manera puede pasarse el piercing bridge de forma precisa. Si los agujeros no están alineados, la imperfección se nota ¡y mucho!
  3. Una vez se ha determinado el lugar de la perforación, se procede a sostener la nariz con pinzas y se pasa la aguja hueca por las marcas hechas previamente.
  4. Antes de sacar la aguja se inserta la joya y en la medida que se desliza la aguja irá quedando dentro de la herida.

Piercing del Puente de la Nariz

Este tipo de perforaciones en el puente de la nariz son sencillas, el lugar por donde pasa la joya tiene poca sensibilidad es esta la razón por la que no se siente casi dolor. Quienes lo llevan describen la molestia al hacerlo como un pinchazo y solo dura un instante.

Además se trata de una perforación cuyo precio es similar al del resto de perforaciones, pude pagarse entre 30 y 35 euros dependiendo de la joya y el local escogido para hacerlo.

Cuidados del piercing en el puente de la nariz

Los cuidados de este tipo de perforación corporal deben iniciar incluso antes de hacerlo, porque la mejor manera de evitar complicaciones es ponerse en manos expertas y asegurarse que tanto el perforador como el local tenga las medidas de higiene básicas.

Piercing Puente de la Nariz cuidados

Una vez la joya se encuentra insertada en el puente de la nariz son estos los cuidados a seguir:

  • Para que el proceso de cicatrización sea adecuado es necesario mantener una higiene adecuada. Se recomienda lavar la zona dos veces al día con solución salina o solución fisiológica, el resto del día mantener la piel seca.
  • Es posible notar restos de sangre áspera alrededor, para retirarlas se debe usar un bastoncillo en la rutina de limpieza.
  • Una recomendación importante es evitar tocarlo constantemente, las manos acumulan suciedad y bacterias. Antes de llevar los dedos a la nariz es indispensable lavar muy bien las manos.
  • Las personas con el cabello largo es mejor llevarlo recogido los primeros días para evitar el roce con la herida y además el pelo está lleno de suciedad que fácilmente puede alojarse en la piel.
  • Evita cremas, protectores solares y maquillaje alrededor del piercing bridge cuando aun no haya cicatrizado.
  • Se recomienda dormir boca arriba para evitar el roce de la almohada con el arete, de no tomar este consejo puede rodarse y deformarse el agujero.

El proceso de cicatrización dura de tres a seis meses, pero son los primeros 30 días cuando se requieren más cuidados. Una cicatrización rápida también depende de la técnica empleada para hacerlo, los expertos suelen dejar unos 2 milímetros de distancia entre agujeros para permitirle a la piel respirar. Es muy importante estar atentos ante cualquier anormalidad como sangrado, dolor excesivo o inflamación.

Riesgos de hacerse un bridge piercing

Si acudes a un profesional de la perforación con experiencia comprobada y sigues las recomendaciones de cuidados no deberían presentarse complicaciones. De lo contrario son estos los riesgos de hacerse un bridge piercing:

  • Infecciones: La ausencia de higiene permite la proliferación de bacterias en la herida y estas se convierten en foco de infecciones. Es lo último que queremos cuando no hacemos un piercing, las contaminaciones resultan dolorosas y pueden expandirse a otras parte del cuerpo. Si empiezas a sentir dolor constante, la inflación no cesa y un líquido purulento sale de la herida es muy posible que el diagnostico sea una infección, en esto casos es preciso acudir de inmediato a la sala de emergencias.
  • Enfermedades: Si los implementos usados para la perforación no han sido esterilizados, si el perforador no usa guantas de latex, existe la posibilidad de contraer enfermedades como la hepatitis o el VIH. De allí la importancia de acudir solo a lugares donde la experiencia y la higiene sean comprobadas.
  • Rechazo de la joya: Esto suele ocurrir cuando el cuerpo no tolera el material con que fue fabricado. Para evitar este problema, la primera vez usa los elaborados en acero quirúrgico y evita aquellos en material de níquel.

Bridge Piercing

El piercing bridge es para toda la vida

Un piercing bridge es para toda la vida y aunque siempre existirá la posibilidad de quitar este pendiente, debes saber que las marcas quedarán y al estar en el rostro las verás todos los días.

Antes de hacerlo evalúa bien las probabilidades de querer quitarlo en el futuro y si lo haces cuida de la herida para evitar infecciones y otras complicaciones en tu cuerpo.